lunes, 4 de noviembre de 2013

"No tenían muchas cosas en común, sus edades eran distintas, sus maneras de caminar no coincidían y mucho menos la estatura. Casi nunca pensaban igual, tenían ideas muy diferentes, él era dueño de sí mismo, ella una insegura. La vida les sonreía (esa era una de las pocas cosas que podían compartir), y bueno sus manos, parecían haber sido hechas como piezas exactas para encajar una con otra, y así les devolvían la sonrisa a la vida, con los dedos entrelazados y mirando a la misma dirección, como quien espera más de lo que tiene."

1 comentario:

AtaqueEscampe dijo...

Pero tarde o temprano, la sonrisa se esfuma. Entonces ambos se dan cuenta que aunque de algún modo se complementan, siempre habrá un "me parece que", "eso no puede ser así", "te dije que"...