martes, 1 de mayo de 2012


A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: "¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?" Pero en cambio preguntan: "¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?" Solamente con estos detalles creen conocerle.

2 comentarios:

Melodías Agridulces dijo...

Lo esencial es invisible a los ojos, dice el libro. Perdemos el tiempo preguntando números (¿Cuantos años tienes? ¿Cuantos hermanos?) cuando lo numero son solo eso, números. Los números no hacen a las personas ni tampoco vamos a conocerlas a traves de ellos. Debemos ver lo esencial. Abrir los ojos y hacerlo visible.
Amé este libro. Lo leí hace poco. Es muy precioso. Lo recomiendo a todos.

¡Besos agridulces y gracias por pasarte por mi blog!

Little dijo...

Nunca he leído ese libro pero he oído MUCHÍSIMO hablar de él. Merecerá la pena seguro (: